El Blog del López de Ayala

Concha Rodríguez: “Tengo la cabeza totalmente llena de teatro”

| Publicado en Noticias

vida-secreta-blog

Dramaturga, actriz, directora y empresaria teatral, Concha Rodríguez lleva toda su vida profesional dedicada al teatro, muy especialmente a La Estampa Teatro S. L., la compañía extremeña que creó hace 22 años y con la que ahora representa la comedia ‘La vida se secreta de mamá’. Estará en el 39º Festival de Teatro de Badajoz el jueves 3 de noviembre a las 21:00 horas.

Esta obra que escribió Concha Rodríguez y que se estrenó hace un año en Almendralejo (Badajoz) llegó con un pan debajo del brazo, su estreno coincidió con la concesión del X Premio El Espectáculo Teatral, convocado por Ediciones Irreverentes. Esto supuso un gran revulsivo para la autora y la compañía, que actualmente tienen en cartel Carne de Gallina’ (7 Nominaciones a los Premios Max, incluida Mejor Empresa Privada y Mejor Actriz de Reparto; y 5 Premios OH!) y ‘Doña Bruja Quiere Amigos’, una comedia en la que interpreta a una bruja divertida y muy especial (Premio Mejor Espectáculo en Festival Teatro Familiar Herrera del Duque 2015).

La comedia ‘El secreto de mamá’ está bastante ligada a ‘Carne de Gallina’, que también pasó en 2015 por el Festival de Teatro de Badajoz, no sólo porque cuenta con Sergio Gayol como director y con el actor Sandro Cordero, que forman parte del reparto de ‘Carne de Gallina’, sino porque Teatro del Cuervo (Asturias) repite y participa de nuevo con La Estampa Teatro en la coproducción.

“De la experiencia con ‘Carne de Gallina’ surge esta colaboración para esta comedia o tragicomedia, porque ya una no sabe ni cómo llamarla, porque levanta tantas pasiones de lágrimas como de carcajadas”, explica Concha Rodríguez, que prepara la gira por el Norte de España.

En la temática también guardan relación ambas obras, “porque es teatro social, teatro de la familia, teatro de la necesidad…y en Carne de Gallina se miente para ocultar un cuerpo y aquí se habla de mentiras y enredos familiares que se heredan. La madre se da cuenta un día que es la suma de secretos y mentiras de sus hijos y de su marido, entonces se revela y explota”. Este es un texto reivindicativo en el que la mujer tiene un protagonismo absoluto. “Es un homenaje a estas madres que con cincuenta y tantos años se quedan solas y se apuntan a yoga, a pilates, a inglés, a teatro…a todo”, explica. “Es la típica comedia en la que te ríes al tiempo que piensas: ¿Pero de qué me estoy riendo?”.

En la obra de Concha Rodríguez el tema social, la mujer y el humor son una constante, “además en ese orden”, señala. “No veo el teatro de otra manera, simplemente porque lo cuento yo y soy una mujer”. Aunque esta extremeña con más de 30 años de trayectoria teatral cuenta historias y problemas universales, que atañen tanto a hombres como a mujeres, a mayores y jóvenes.

¿Y en qué papel se siente más a gusto Concha Rodríguez, en el de dramaturga, actriz, directora o empresaria teatral? “El que peor llevo es el de empresaria teatral, sobre todo en los tiempos que corren, pero me gusta como productora contar y hacer un buen producto teatral, lo que peor llevo es la distribución y buscar financiación, que me gustaría que siempre viniera de la taquilla y del público, algo muy difícil, sobre todo en Extremadura, porque hemos educado al pueblo a que es gratis o muy barato el teatro”.

Como actriz se siente muy feliz, pero cuando escribe y concluye su idea es cuando más feliz se siente, según reconoce. “Satisfacciones me ha dado mucho más la escritura que la interpretación, a nivel nacional como autora he entrado de una manera más tranquila y a gusto en el mundo editorial y en el mundo de las editoriales nacionales. Me definiría mejor como dramaturga o mujer de teatro, que engloba todo lo demás”.

Dar y recibir en teatro

Concha Rodríguez inició su aventura teatral allá por el año 1986, escribió dos monólogos, uno en el instituto, contando todo lo que le habían parecido sus cuatro años de instituto en el que no dejó títere con cabeza, “era otra época, eso hoy en día no se le ocurriría a nadie”. El otro monólogo lo montó en Cáceres para darse a conocer y poder dar clases de teatro.

No empezó en el teatro aficionado, según relata, porque tuvo la suerte de que en ese año empezaba activamente el teatro profesional en Extremadura y se necesitaba a gente. “Cuando estaba en segundo de carrera en la Facultad de Filosofía y Letras fueron a buscarnos para actuar. Entré de cabeza en el Festival de Teatro de Cáceres”. Cuando tenía 27 años, montó su propia empresa, La Estampa Teatro.

En 1988 interpretó a La Pichona y a la Juana en ‘¡Qué viva Salomón!’, dirigida por Paco Suárez y estrenada en el Festival de Teatro de Cáceres. También ha estado en el Festival de Teatro Clásico de Mérida con ‘Los siete de Tebas’ (1992), en ‘El marco incomparable’, de Miguel Murillo, y en ‘El sueño de una noche de verano’, bajo la dirección de Denis Rafter.

En 1996, Concha Rodríguez obtuvo el Premio a la Mejor Actriz concedido por la Consejería de Cultura en el primer y único Certamen de Teatro Profesional Extremeño. La Estampa Teatro recibió en el 2014 el Premio a la Mejor Trayectoria de Empresa Cultural y Creativa de Extremadura, entre otros galardones.

La actriz y dramaturga se siente satisfecha con el resultado, aunque reconoce que en ocasiones “la gente que nos dedicamos al teatro tenemos la sensación de que damos mucho más de lo que nos devuelven. Pero no es así, cuando después de 30 años llega un premio, un bolo o un reconocimiento son cosas que te hacen ser y sentir. Lo que ocurre es que es tan intenso nuestro amor que parece que damos más”.

Otra cosa bien distinta, añade, es “tener que lidiar cada cuatro años con el político de turno que llega, que a los dos día sabe más que tú, y entonces tienes esa sensación de asfixia y de angustia, pero eso para nosotros debería ser algo muy secundario, algo con lo que tenemos que vivir porque nuestra pasión por el teatro está por encima de todo eso”.

Concha Rodríguez vive un momento bueno. Está donde quiere estar, en Almendralejo, coproduciendo con gente de fuera, escribiendo, con una gira con una obra infantil para la que ha cerrado ya seis funciones para estas Navidades, con ‘Carne de Gallina’ y ‘La vida secreta de mamá’, está montando para el teatro aficionado y con un grupo de jóvenes a los que da clases. “La cabeza la tengo totalmente llena de teatro. Si llega un ‘romano’ (una participación en el Festival Clásico de Mérida) o una temporada fuera, pues bienvenida sean, pero me coja trabajando”.