El Blog del López de Ayala

La Botika hace un guiño a Lina Morgan en ‘Paulina y Catalina, de oficio peregrinas’, una comedia de milagros

| Publicado en Noticias

La compañía de teatro y cabaret cacereña La Botika llevará el domingo 19 de julio a las 22.00 horas a la terraza del teatro López de Ayala su obra ‘Paulina y Catalina, de oficio peregrinas’, una desternillante comedia escrita por Marce Solís en la que uno de los referentes a la hora de prepararla ha sido la actriz cómica Lina Morgan.

“Cuando era pequeño, Lina Morgan era mi guía espiritual, siempre me daba muy buen rollo verla en escena y en esta obra hacemos un guiño a esta pedazo de actriz que ha hecho un trabajo impresionante y que no se le ha reconocido porque se dedicaba al humor. Parece que el humor es algo menor, cuando hacer reír es más difícil que hacer drama”, explica José Carlos Corrales, el actor que junto con Ana Franco ponen en escena esta comedia divertida y mordaz.

‘Paulina y Catalina, de oficio peregrinas’ continúa la línea de trabajo que ha desarrollado en sus casi 30 años de trayectoria esta controvertida compañía. En ella el público encontrará humor, ironía, crítica política y social e imaginación, aunque en esta ocasión La Botika ha procurado hacer una comedia apta para todos los públicos, incluidos los niños, “para que no haya quejas, denuncias y censura como las que sufrimos hace unos años”.

“Es una comedia muy ligerita, aunque también metemos caña a los políticos, pero con sentido del humor. Los criticamos por su labor, nunca es una crítica personal ni tampoco nos metemos en sus vidas privadas”, señala el actor, que da vida a Paulina.

Paulina y Catalina son dos señoras ni jóvenes ni mayores, solteras, rurales pero amantes de lo urbano y devotas pero realistas. Su aventura empieza en un autobús que las lleva de excursión a la Cueva de la Santa en busca de milagros tales como que se acabe el paro, mejoras en la seguridad social, salud y belleza… “Y los milagros no sólo se cumplen sino que además se anuncian, y las mujeres pueden ver a la santa con unas gafas en 3D, también se hacen un selfie con el público…es que son dos viejas muy modernas, clásicas pero modernas”, cuenta entre risas José Carlos Corrales. Todo muy disparatado.

El montaje es de pequeño, pequeñísimo, formato “pero hay calidad y originalidad”. La crisis ha obligado a abaratar costes y La Botika ha limitado a dos sillas, dos maletas y poco más la escenografía. Se recrean los espacios mediante luces, el autobús, la cueva de la santa… “pero conseguimos que el público disfrute y se lo pase bien, a pesar del esfuerzo actoral y técnico que tenemos que hacer, porque es casi una hora y media en el escenario, solo dos actores a base de textos”, señala el actor.

Este “recorte” le ha permitido también a la compañía cacereña representar ‘Paulina y Catalina, de oficio peregrinas’ en casi un centenar de municipios, algunos de ellos muy pequeños “porque es fácil el montaje y no cuesta mucho dinero”.

La Botika es una compañía “muy cabaretera” que surgió en los 80 en plena movida que se ha atrevido a lo largo de su trayectoria a experimentar con todo tipo de géneros artísticos, desde el teatro a la música, pasando por el doblaje, la improvisación, la parodia, los vídeos o los pasacalles. Ha estrenado más de 50 obras distintas y ha recorrido toda Extremadura. También ha participado en distintos festivales, entre ellos el Festival Clásico de Mérida, dentro del ciclo ‘Las noches de Venus’, pero siempre han sido obras basadas en el humor y la parodia. Por la compañía ha pasado distintos actores, algunos de ellos dieron el salto al cine o a la televisión, como Juan Antonio Lumbreras.