El Blog del López de Ayala

Marta Calvó: “Me lo paso genial haciendo El Secuestro de la Bankera, los personajes están todos muy pirados”

| Publicado en Noticias

secuestro-bankera

Marta Calvó se siente encantada en la piel de la banquera de Darío Fo. El Secuestro de la Bankera le está reportando mucha satisfacción. “Me lo paso genial, porque es un personaje muy divertido, está muy loca”, señala la actriz al tiempo que reconoce que le agota bastante porque no para ni un momento sobre el escenario, la obra tiene un ritmo trepidante. “El ritmo es lo que prima, es un tipo de comedia en la que al espectador no se le da un respiro y en la que los personajes están todos muy pirados”.

El Secuestro de la Bankera, dirigida por Esteve Ferrer, vuelve el jueves 30 de abril a las 21.00 horas al Teatro López de Ayala, donde ya se representó en octubre en el 37 Festival de Teatro de Badajoz. La obra funcionó muy bien y hubo gente que se quedó con ganas de ver este trabajo de la compañía extremeña Suripanta Teatro, en el que Marta Calvó, una actriz con una amplia trayectoria teatral y muy conocida por el gran público por sus numerosos trabajos en televisión, es la protagonista.

Desde agosto que se estrenó por primera vez en España esta divertida comedia, que mezcla lo cómico y lo grotesco, al límite del clown, el espectáculo ha crecido mucho, los siete actores dominan por completo la situación y se divierten bastante haciendo la función, “hay una comunión entre el escenario y el espectador”.

Quizás no podría decirse de El Secuestro de la Bankera eso de que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, pues la escribió Darío Fo (Premio Nobel de Literatura) en 1986, pero sí que la historia se repite y que esta obra disparatada tiene ciertas similitudes con lo que está ocurriendo en estos momentos en España. Una banquera, un banco, un secuestro, unos personajes con un doble juego, situaciones absurdas… y el dinero, sobre todo el dinero. Es una historia hilarante y disparatada sobre el poder del dinero y sobre lo despiadados que pueden ser los ricos y poderosos, siempre con recursos para salir triunfantes de cualquier situación adversa, en la que público no para de reír en toda la obra.

Darío Fo la escribió como revulsivo y reflejo crítico de una época donde las figuras del rico y el poderoso volvían a estar de moda, pero casi tres décadas después, lo textos de Fo siguen en plena vigencia. “En El Secuestro de la Bankera hay similitudes con lo que está sucediendo en estos momentos en nuestro país, es una sátira de los tejemanejes actuales”, señala Marta.

De bancos y blanqueo

En la obra, la banquera cuenta que los banqueros y los empresarios “son los que organizan todo, que la economía es la que manda y mueve todos los hilos de la sociedad y de la política de un país”. Explica que en los bancos se blanquea todo el dinero, el de los secuestros también. “Dice barbaridades que tienen que ver con lo que está pasando. En tono de humor se muestra la realidad”.

Sin embargo, reconoce que no es una obra de teatro político-social, El Secuestro de la Bankera es una comedia de clown cuyo objetivo es que la gente se divierta, y por las carcajadas del público en todas las salas donde se ha representado parece haberlo conseguido.

La obra discurre como una comedia negra, en la que mediante el juego del equívoco y la confusión, va dando forma a unos personajes y situaciones al límite del absurdo. Cuenta la historia de un enloquecido secuestro en el que todo se trastoca, porque la secuestrada es mucho más despiadada y lista de lo que se podía suponer y los secuestradores mucho más torpes e ingenuos de lo que se podía esperar. Tres hombres son contratados para secuestrar a una rica banquera con el fin de cobrar un rescate para ellos y para el misterioso sujeto que los ha empleado. La situación se complica aún más cuando la madre de la secuestrada acude en su ayuda y aparece en escena un inoportuno y estrafalario cura.

Marta Calvó, a la que hemos podido ver en numerosas series de televisión como Amar en tiempos revueltos, Motivos Personales, Los Misterios de Laura, Gavilanes, Los Protegidos o Gran Hotel entre otros, no tiene en estos momentos ningún personaje fijo, sólo algunos capítulos sueltos en algunas series. “En esta época difícil y complicada, sobre todo para la cultura, estoy subsistiendo, como estamos en estos momentos la mayoría de los actores de este país”, señala.