El Blog del López de Ayala

Quevedo deja al descubierto las vergüenzas del sistema en ‘La escuela de los vicios’

| Publicado en Noticias

ESCUELA BLOG 2

¿Tan poco ha cambiado la clase poderosa en España en cuatro siglos? Es la pregunta que se hace uno al encontrarse con la ‘La escuela de los vicios’, la obra que Morfeo Teatro pone en escena y que condensa los escritos políticos de uno de los grandes genios de la literatura del Siglo de Oro, Francisco de Quevedo. Esta divertida y mordaz sátira deja al descubierto las vergüenzas “de un sistema corrupto y absolutamente podrido que es el que ahora nos ha tocado vivir”, según explica Maite Bona, la actriz de esta obra que se representará en el teatro López de Ayala de Badajoz el jueves 3 de diciembre.

En ‘La escuela de los vicios’ el público encontrará al Quevedo más gamberro, más irreverente y al mismo tiempo el más social. “Un Quevedo preocupado por los desmanes de políticos, banqueros y jueces, que en lugar de estar al servicio del pueblo, que es al que tienen que servir, se dedican a expoliarle y a abusar de él, a través de sus corrupciones y prevaricaciones”. ¿Les resulta familiar?

En esta obra “todo sale de la pluma de Quevedo”. El director, Francisco Negro, utiliza al diablo cojuelo, una figura de la tradición castellana, para poner en escena estos textos, los mismos escritos que llevaron a Quevedo a la cárcel se muestran ahora en el escenario, mostrando su vigencia y un paralelismo inevitable con la época actual.

En ‘La escuela de los vicios’ un diablo cojuelo alecciona a dos necios para darles distintos grados: bachiller en mentir, licenciado en engañar, doctor en robar y catedrático en medrar. El diablo, que busca acólitos, les paga cada vez que obtienen un grado. Los necios se meten de lleno en el aprendizaje consiguiendo excelentes resultados, mucho más allá de sus expectativas, y son nombrados grandes próceres de la sociedad, ministro y magistrado. “El diablo les instruye para aprender a manipular al ciudadano, para poder gobernarlo. Les enseña cómo se engaña al pueblo repitiendo uno y otra vez las mismas mentiras, para que el pueblo se las trague, les explica cómo se le roba y cómo se le somete y se le humilla”, señala la actriz.

Cuatro siglos después descubrimos que “no hemos cambiado nada, sólo hemos sofisticado las fórmulas para salir más impunes de todas estas tropelías que se cometen”, según Maite Bona, quien explica que la obra tiene dos lecturas: una es la denuncia de todas estas barbaridades en clave de humor y la otra es que hay una esperanza “y es que hay una forma de solucionarlo y eso está siempre en manos nuestras, en manos de los ciudadanos”. En su opinión, “los grandes no podrían fastidiar al pueblo si éste no se dejara, porque esto tiene que ver no sólo con los corruptos sino con la actitud de la sociedad”.

Quevedo se anticipó a muchas de las cosas que están ocurriendo. Maite Bona recuerda que el escritor ya advirtió sobre el negocio o el invento de la usura -que es lo que conocemos como la banca moderna-. “Dijo entonces que lo malo de la usura no era en sí mismo la usura sino lo que Alemania aprendería a hacer con ella para dominar Europa. Eso lo escribió Quevedo hace cuatro siglos”, señala.

Este montaje, que brilla por los textos, la puesta en escena y porque es muy divertido, está de gira por España y se ha representado ya en México y en Estados Unidos, así como en numerosos festivales, donde ha tenido una gran acogida. En el 2016 estará también de gira. Es una obra que está gustando a todos los públicos, pero ha llamado especialmente la atención a los más jóvenes, que según la actriz “se lo pasan bomba viendo cómo hay gente que se sube a un escenario y ponen un espejo delante del espectador”.

Morfeo Teatro es una compañía de teatro clásico dedicada a adaptar o rescatar piezas teatrales poco habituales en el repertorio clásico, con un vanguardista y provocador sentido de la puesta en escena.